SOS Racismo - SOS Arrazakeria

Muerte de un preso en martutene PDF Imprimir E-mail
Domingo, 01 de Febrero de 2009 10:58

Sos racismo - sos arrazakeria y salhaketa denunciamos la muerte de un proso en la carcel de martutene

Acusan a la Administación penal de la muerte de un preso en Martutene

 

Gara, 2006-12-19

El pasado sábado encontraron ahorcado en su celda de Martutene al joven saharaui Abdel Karim El Ddah. Según informaron ayer SOS Racismo y Salhaketa, la víctima tenía graves problemas síquicos y había intentado suicidarse anteriormente. Solicitó voluntariamente la expulsión del Estado español como pena sustitutiva a la prisión, el Ministerio fiscal aceptó, pero lo mantuvo en la cárcel alegando que no tenía papeles para volver a Sáhara. «La de Abdel es la historia de muchos extranjeros que caen en la comisión de pequeños delitos y sufren enormes consecuencias», dicen.
DONOSTIA

El fallecimiento por causas no naturales de Abdel Karim El Ddah, de 23 años, en la prisión donostiarra de Martutene ha suscitado numerosas reacciones. SOS Racismo de Gipuzkoa y Salhaketa de Araba realizaron un comunicado conjunto a fin de reclamar medidas concretas para que no mueran más personas en la cárcel; el Comité Sectorial de Prisiones de ELA exigió la transferencia para que se posibiliten profundos cambios que garanticen, en todos los niveles, una mejoría inmediata en los centros penitenciarios de Euskal Herria; y el PNV pidió que compareciera la directora de Instituciones Penitenciarias para aclarar las circunstancias del fallecimiento del joven preso.

«En el peor lugar»

Abdel era saharaui, tenía 23 años y llegó a Gasteiz después de pasar un tiempo en Canarias. SOS Racismo y Salhaketa recordaron que fue detenido y juzgado en la capital alavesa por implicarse en una pelea. Estuvo en Langraitz hasta que lo trasladaron a Martutene. Solicitó la expulsión como pena sustitutiva a la prisión, a lo que el Ministerio fiscal aceptó, pero no se llevó a cabo porque carecía de papeles para regresar a los campos saharauis de Tinduf. «La consecuencia práctica fue que lo mantuvieron en el peor lugar teniendo en cuenta sus problemas síquicos. Recibió un castigo demasiado grande y por eso está muerto», denunciaron.

Hace una semana, SOS Arrazakeria de Gipuzkoa envío escritos a la Dirección General de Instituciones Penitenciarias y al centro de Martutene «para pedir la excarcelación inmediata de Abdel dado su delicado estado de salud y ante la imposibilidad de ser expulsado en un plazo corto». «Pero hemos llegado tarde», lamentaron.

Atribuyeron la responsabilidad a la Administración penal, ya que «su labor era cuidar del joven», y denunciaron «la política de ocultamiento y retraso en la información pública sobre estas muertes», así como «la nula iniciativa de actuación por parte de las autoridades judiciales para esclarecer las circunstancias». Por último, reclamaron medidas concretas como «investigar las muertes para depurar responsabilidades, cerrar cautelarmente las dependencias que no reúnen condiciones de habitabilidad, mejorar la legislación penal y penitenciaria que alarga innecesariamente las condenas, reducir el número de reos, cumplir las condenas en el centro más cercano a la residencia, excarcelar a los enfermos graves y terminar con la incomunicación y el aislamiento».

 


 

COMUNICADO CONJUNTO DE
SOS RACISMO GIPUZKOA Y SALHAKETA ARABA

El pasado día 16 de diciembre ha fallecido en el Centro Penitenciario de Martutene el joven ABDEL KARIM EL DDAH. Abdel era de nacionalidad saharaui , tenía 23 años y tras estar una temporada en Canarias vino a Gasteiz donde estuvo implicado en una pelea. Como consecuencia de ello fue detenido y juzgado el pasado mes de octubre por el Juzgado de lo Penal nº 2 de Vitoria. Abdel permaneció en situación de prisión provisional en la cárcel alavesa de Langraitiz y posteriormente en Martutene. Como quiera que la situación en prisión resultaba insoportable, él solicitó voluntariamente la expulsión del territorio nacional como pena sustitutiva a la prisión en aplicación del artículo 89 del Código Penal. Sin embargo, la expulsión a los campos saharauis de Tinduf no iba a poder llevarse a cabo de forma inmediata y mientras tanto su situación se iba agravando con una importante alteración psíquica que le ha llevado a autolesionarse en varias ocasiones, mostrando reiterados deseos de suicidarse. Ante tales hechos, desde SOS RACISMO DE GIPUZKOA enviamos dos escritos dirigidos a la Dirección General de Instituciones Penitenciarias y al Centro de Martutene en los cuales pedíamos la excarcelación inmediata de Abdel dado su delicado estado de salud y ante la imposibilidad de poder ser expulsado en un plazo corto de tiempo.

Los desgraciados acontecimientos han conformado lo que veníamos denunciando. Una persona presa está bajo la directa responsabilidad de la administración penitenciaria y su suicidio supone siempre una grave negligencia de esa administración. Pero en ese caso concurren determinadas circunstancias que lo hacen más sangrante si cabe. Durante el tiempo que Abdel ha permanecido en prisión desde que fue condenado ha sufrido un doble castigo ya que se supone que debía ser expulsado como medida alternativa precisamente a su ingreso en prisión. Este doble castigo y la innecesaria estancia en prisión ha tenido un precio demasiado alto. Asimismo debemos cuestionarnos cómo es posible que una persona que intenta al menos en más de cuatro ocasiones suicidarse pueda finalmente ahorcarse sin que el Centro Penitenciario haga nada para evitarlo.

La historia de Abdel es la historia de muchas personase extranjeras que caen en la comisión de pequeños delitos con enormes consecuencias para su proyecto migratorio dado que tras la sentencia sólo queda esperar la expulsión del país. Afrontar que no existen posibilidades de poder residir legalmente en este país es la pena añadida que deben soportar las personas extranjeras presas. Y Abdel no ha podido afrontarlo y se ha quitado la vida.

El caso de Andel además, es una nueva crónica de una muerte anunciada en las cárceles tal y como se ha venido denunciado por SALHAKETA. No podemos olvidar que tenemos constancia de la existencia de 22 personas muertas durante los dos últimos años en los centros penitenciarios ubicados en la Comunidad Autónoma Vasca y Navarra o con residencia administrativa en la CAPV muertas en otras prisiones del estado.

Pero lo que resulta más grave es la política de ocultamiento y retraso en la información pública sobre estas muertes y la nula iniciativa de actuación por parte de las autoridades judiciales competentes para esclarecer las circunstancias de estas muertes por causas no naturales, en su gran mayoría de personas jóvenes que no lo olvidemos mantienen una relación de sujeción especial con la administración del estado y, éste, tiene la obligación de garantizar entre otros, su derecho a la vida.

Esta situación es inaceptable, sobre todo cuando la mayoría de esas muertes podrían evitarse, simplemente, con la aplicación estricta de la actual legalidad vigente.
Una vez más preguntamos a la Dirección General de Prisiones, al Ministerio de Interior y al Gobierno cómo va a terminar con esta terrible situación. Le preguntaremos cuántas muertes han ocurrido realmente, quiénes eran los muertos, cuales fueron las causas, qué medidas preventivas se establecieron, por qué no se excarceló a personas en avanzado estado de enfermedad, por qué las condiciones de vida en general y sanitarias en particular empeoran, que está haciendo con respecto a el hacinamiento, cómo es posible que haya tantas personas presas con enfermedades mentales graves y la gran mayorías de ellas sin diagnóstico ni tratamiento, por qué no cumple su propia legalidad cuando esta lo es en beneficio de la persona presa y se excede en su cumplimiento cuando lo es en su perjuicio… son demasiadas las preguntas sin responder.
Para acabar con estas muertes reclamamos medidas concretas tales como:
- Que el Ministerio Fiscal no se inhiba e investigue de oficio estas muertes la mayoría de ellas en extrañas circunstancias, tal y como le corresponde, para el esclarecimiento de las circunstancias y motivos las mismas, con le fin de depurar las responsabilidades políticas, administrativas y penales que se desprendan de estos hechos.
- Siendo conscientes de que exigir el cierre cautelar de las prisiones de Nanclares de la Oca y Martutene pueda ser un perjuicio para aquellas personas preventivas o penadas residentes recluidas en las mismas, consideramos imprescindible solicitar el cierre cautelar de aquellas dependencias que no reúnen las condiciones mínimas de habitabilidad para garantizar la salud y seguridad tanto de las personas presas, como del personal que trabaja en las mismas.
- La inmediata reforma de la legislación penal y penitenciaria que alarga innecesariamente las condenas y restringe el acceso a permisos de salida, tercer grado y libertad condicional que son las formas de cumplimiento más acordes con el objetivo final que la ley otorga a las penas privativas de libertad.
- La reducción del número de reos hasta la capacidad óptima de cada prisión para evitar la actual masificación, que aunque no es el único, si es uno de los motivos que influye en estas muertes, así como el cumplimiento de las condenas en la el centro más cercano al lugar habitual de residencia.
- La excarcelación de las personas presas gravemente enfermas, en especial aquellas en fase terminal, así como las que padezcan enfermedades mentales que en muchos casos suponen la inducción al suicidio. Estas personas necesitan unos cuidados y un seguimiento médico incompatibles con la cárcel que en muchas ocasiones es genera problemas de desequilibrio y enfermedad mental.
- El final de los regímenes de incomunicación y aislamiento. Estos espacios de impunidad para torturas y/o malos tratos, son a la vez son espacios de riesgo para la aparición y/o agravamiento de determinadas enfermedades mentales, lo que significa que, de por sí, el aislamiento es una tortura psicológica a erradicar.

 


Mugak


SOS Twitter

Noticias de SOS Arrazakeria

Si quieres recibir noticias de SOS Arrazakeria en tu e-mail, envianos estos datos





¿Quiénes somos?

SOS Racismo

SOS

SOS Racismo Bizkaia es un movimiento social por la igualdad de derechos, asambleario, independiente y pluriétnico. Nuestro principal objetivo es combatir el racismo y la xenofobia. Cualquier persona que comparta ese deseo y que quiera trabajar activamente para conseguirlo será bienvenida. ¡Colabora!

¿Qué hacer?

Derecho de admisión

A raíz de numerosas denuncias recibidas por parte de personas que habían sido discriminadas en el acceso a locales de ocio nocturno, desde SOS Racismo-Bizkaia hemos publicado el siguiente Folleto sobre el derecho de admisión, que informa en varios idiomas sobre los límites del derecho de admisión y qué pasos se pueden dar ante un abuso por parte de los establecimientos.

A fondo

Informe sobre vivienda


Informe sobre Discriminación en el acceso a la Vivienda en el que podréis encontrar datos sobre las limitaciones que se encuentra la población inmigrada a la hora de buscar piso, con análisis de anuncios discriminatorios, entrevistas en profundidad y una simulación de búsqueda de vivienda.

Testing Sos Racismo 2011 (cast).pdf
Testing Sos Racismo 2011 (eusk).pdf

Analisis

Racismo en las aulas

Manual

Manual de prevención de incidentes racistas en las aulas realizado por Kepa Otero con claves para prevenir y gestionar conflictos de carácter racista o xenófobo en los centros educativos, así como reflexiones sobre la necesidad de incorporar una perspectiva antirracista a la enseñanza